Parece que por fin la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (LISTA) verá la luz. El pasado martes, el Gobierno andaluz aprobó el proyecto de ley y lo remitió al Parlamento andaluz, siendo previsible que pueda salir adelante por los apoyos con que cuenta. Se puede acceder aquí al Proyecto de Ley.

La ley pretende simplificar, agilizar y aclarar la legislación urbanística y de ordenación del territorio, e integra y revisa la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) y la Ley de Ordenación del Territorio de Andalucía (LOTA).

A continuación, os trasladamos las principales novedades que introduce el texto normativo:

– Integración normativa, sobre todo, de la LOTA, la LOUA y el Decreto-ley 3/2019, de 24 de septiembre, de medidas urgentes para la adecuación ambiental y territorial de las edificaciones irregulares en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Clasificación del suelo: se establecen dos clases de suelo: (i) suelo rústico y (ii) suelo urbano, siguiéndose el criterio del Texto Refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana.

Planeamiento general: se establecen 3 instrumentos: (i) Plan General de Ordenación Municipal -define el modelo de ciudad a medio/largo plazo-; (ii) Plan de Ordenación Intermunicipal -para áreas a ordenar que estén integradas por terrenos de más de un municipio-; y (iii) Plan Básico de Ordenación Municipal -para municipios con una población inferior a 10.000 habitantes-.-

– Planeamiento de desarrollo: se introducen los siguientes instrumentos como novedad: (i) los Planes de Ordenación Urbana -que tienen por objeto establecer la ordenación detallada del suelo urbano-, (ii) los Estudios de Ordenación -para la renovación y mejora de suelos urbanos que no estuviera prevista en el planeamiento general-.

– Procedimiento de aprobación de los instrumentos de ordenación urbanística: (i) competencia exclusiva del municipio, (ii) plazo: 3 años -desde la aprobación inicial y suspendiéndose el plazo cuando se soliciten informes preceptivos- en caso de procedimientos iniciados de oficio y, 3 meses en caso de iniciativa privada.

– Ejecución/Gestión: apuesta por la colaboración público-privada. Libertad de empresa, pero tutela pública de la actividad, que exige que la iniciativa privada sea posible desde el punto de vista de la viabilidad técnica y financiera.

– Posibilidad de tramitar simultáneamente el instrumento de ordenación, reparcelación y urbanización.

– Edificación: apuesta por la declaración responsable y la comunicación previa, en sustitución de la autorización expresa.

– Disciplina: competencia autonómica para el restablecimiento de la legalidad e imposición de sanciones y reforzamiento de la disciplina territorial y urbanística autonómica mediante la creación de un Cuerpo de Subinspección que apoye al Cuerpo de Inspectores.

En definitiva, hay una clara apuesta por la agilidad y la practicidad, aunque habrá que ver si todas estas novedades vienen acompañadas de los oportunos medios técnicos, económicos y humanos para poder llevarlas a cabo.

La intención es buena desde luego, esperemos que la LISTA, además, sea también rápida.

 

Escrito por: Paloma Angulo Pozuelo y Pilar López Truyo